Busca Tus Boletos
Pregunta por venta a grupos
Cerrar

Te seré fiel hasta con el pensamiento… ¿en serio?

 

Compartir

Te seré fiel hasta con el pensamiento… ¿en serio?

Veronika Vega

Ya, hablemos con la verdad. Es imposible cumplir esto. Dejaríamos de tener sangre en las venas si realmente creyéramos que esto es posible. La mujer que no haya imaginado que es Mary Jane cuando Spiderman la besa de cabeza colgado de un balcón… ¡miente! Y como hombre… ufff, seguro hay escenas así que por más que juren que no, los hacen tener pensamientos sexosos (dudo mucho que amen Resident Evil solamente por la historia)

Pero ya, hablando en serio, entre más tiempo pasas con una persona, más te alejas de la posibilidad de volver a tener una #primeravez con otra. Y así, un día te cae el veinte que ya diste tu último primer beso, que ya tuviste la última primera vez con alguien y así un sinfín de situaciones… y te friqueas. ¡OBVIO! Porque como en todo, la costumbre toca la puerta y si la dejas entrar, puede echar a perder tus noches de pasión.

¿Pero cómo estar con alguien durante tantos años y seguir con esa llama? La verdad, ni yo lo sé. Porque por más que uno diga que hay que experimentar… pues la caja no es como la bolsa de Mary Poppins donde nunca hay fondo. Llega un momento que ya fuiste, hiciste y volviste a ir y hacer y entonces… conoces a alguien nuevo.

¿Ah verdad? Esa es una posibilidad que nadie se plantea, pero a veces pasa. Esa persona que llega a moverte el piso, a cuestionarte si estás donde debes y si vas hacia la dirección correcta. Las hormonas son muy traicioneras y ahí es donde el amor debe salir a flote. Conociste a alguien y te movió el mundo… ¡DETÉN A ESA HORMONA! Y primero cuestiónate qué está pasando con tu pareja que abrió una brecha en donde esa nueva persona está encontrando cabida. Casi siempre nos aventamos a la novedad y no pensamos en las consecuencias que una noche loca puede tener a nuestra vida, a nuestro futuro. Yo creo, y siempre he actuado así, que si tienes una pareja estable y llega alguien a moverte el tapete, no le abras la puerta. Mejor voltea y revisa qué está mal con tu pareja, qué no te hace feliz y lo principal, pregúntate si todavía hay amor entre los dos.

Hay cosas que verás que puedes resolver con un buen hotelazo, otras con una plática con un buen vino para poner los puntos sobre las íes y otras, que te llevarán a estar #BajoTerapia.

 

Comentarios

Se el primero en dejar un comentario.