Busca Tus Boletos
Pregunta por venta a grupos
Cerrar

Cómo tener una vida en pareja y no terminar BAJO TERAPIA

 

Compartir

Cómo tener una vida en pareja y no terminar BAJO TERAPIA

Veronika Vega

Aún recuerdo la vez que, tomando café con una amiga -recién casada también-  llegamos a una conclusión: ¿por qué me casé? Y lo peor… ¿por qué lo festejé?

Y sí, estar recién casada o “arrejuntada” puede ir de lo maravilloso a lo explosivo. Porque llega un momento que los demonios personales no pueden seguirse ocultando y ¡pum! cuando escapan, podemos decir que la vida real en pareja ha empezado.

Los primeros meses… ahhhh son una eterna luna de miel. Sí, eterna con fecha de caducidad. Todo nos parece lindo, todo es nuevo, hasta sus mañas son divertidas. Pero cuando esa novedad comienza a tener tonos de cotidianidad, ya no es tan emocionante, ni divertido… es más… es molesto y es ahí cuando tiene que entrar el amor al quite. Las ganas de que las cosas funcionen y la paciencia… bendita paciencia. ¡Bajo Terapia! 

Les pondré mi ejemplo. Hace casi 9 años me casé. Los primeros meses fueron de descubrir la libertad, de no tener horarios de llegada, ni de salida. Podía levantarme a la hora que quisiera y bañarme, o no, a mi placer. Pero junto con eso, llegó la educación que cada uno traíamos. La mía muy cuadrada; la de él, muy liberal. Uno cree que es broma las discusiones de la “tapa del baño”, en mi caso no fue esa la discusión pero sí fue que él va dejando todo a su paso, donde caiga… ropa, trastes… si ve un papel tirado, le da la vuelta pero no lo levanta… y a mí me pone los pelos de punta. Seguramente yo tengo mañas que a él lo sacan de quicio, pero como él no es quien escribe esto, lo dejaré de lado…

Veo a mi alrededor parejas que terminan sin tener un comienzo real, divorcios, separaciones, infidelidades, “diferencias irreconciliables” y me pregunto, ¿cómo hemos logrado nosotros llegar prácticamente a nuestro noveno aniversario y seguir queriendo estar juntos?

Ahí les va mi decálogo:|

    |
  1. Respeto. Todos podemos modificar comportamientos, pero hay que respetar que cada uno trae una historia que nos hace ser quienes somos. No pretendas que tu pareja deje de ser lo que te hizo enamorarte de él.
  2. |
  3. Amor. Sí, la etapa de enamoramiento dura muy poco, pero es labor de cada uno buscar enamorar todos los días a la pareja. Para que sus ojos siempre estén en ti y no tenga que voltear a ver nada más.
  4. |
  5. Diversión. Reír, reír a carcajadas. Jugar como niños, como adultos, la vida es suficientemente estresante como para vivir estresado en pareja
  6. |
  7. Aventuras. Hay que reinventarse, seguir haciendo cosas que le den sabor al día a día. Desde una escapada a un hotel, hasta cumplir el sueño de tu pareja de viaje en globo o de ir a Garibaldi.
  8. |
  9. Sinceridad. Hay temas que a veces se volverán difíciles de tratar. Pero hay que hacerlo, sin importar qué es. No convertir un copo de nieve en una avalancha que no podrás parar.
  10. |
  11. Espacio. Una cosa es vivir en pareja y otra cosa es estar mimetizados. Cada uno puede seguir haciendo cosas solo, o con amigos. Así se dan tiempo de pensarse, de extrañarse y de disfrutar cosas que quizá al otro no le gusta hacer y se siente comprometido
  12. |
  13. Comprensión. Habrá días que tu pareja o tú estén insoportables. Quizá un mal día en el trabajo o un problema familiar o hasta una tontería que puede ser que no puede pasar un nivel en el videojuego. Hay que comprender lo que para cada uno es importante. Sin juzgar
  14. |
  15. Confianza. Básica. No importa con quien hable o salga. Mientras te de tu lugar y confíes y te haga sentir segura, todo va a estar bien.
  16. |
  17. Fidelidad. Si estás con tu pareja es por algo, si decidieron vivir juntos o casarse, es por tener un lazo y un compromiso porque no te interesa nadie más. Nosotros tenemos un acuerdo. Si un día sientes que ya no me quieres o alguien te mueve el tapete… dímelo. No me pongas el cuerno. Dame la oportunidad de arreglar lo que sea que esté mal.
  18. |
  19. Amor propio. Quiérete, respétate y busca tú felicidad. Muchas veces nos amarramos a alguien porque es lo correcto o permitimos cosas porque tenemos miedo de la soledad. Pero no. Si tú te quieres, todo será mucho mejor y más fácil en pareja.
  20. |